En 2016 se registraron 19 incidentes de personas que generaron desorden o no siguieron las instrucciones de las autoridades a bordo de las aeronaves. La mayoría ocurrió en el aeropuerto Arturo Merino Benítez.

SANTIAGO.- El año pasado aumentó a más del doble la presencia de los llamados pasajeros «insubordinados» o «disruptivos» en los aeropuertos chilenos. Se trata de aquellos pasajeros que no respetan las normas de conducta a bordo de las aeronaves o que no siguen las instrucciones de los miembros de la tripulación y, de ese modo, perturban el orden y la disciplina a bordo. Este fenómeno pone en peligro la seguridad del vuelo, afecta la experiencia de viaje de otros pasajeros, causa la interrupción operacional y conlleva significativos costos para las aerolíneas, que, por ejemplo, deben pagar una alta suma por realizar aterrizajes no programados para desembarcar o entregar los pasajeros insubordinados. Según datos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), en 2016 los casos de pasajeros disruptivos a bordo de aeronaves llegaron a 19 en el país, más del doble que el año anterior, cuando se registraron 8 casos. Del total de situaciones ocurridas en 2016, 12 fueron en el aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago y 7 en regiones. Este fenómeno también ha aumentado a nivel mundial. De acuerdo a los datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), entre 2007 y 2015 se reportaron 49.084 casos de pasajeros disruptivos en vuelos, es decir, un incidente cada 1.603 vuelos. Para ayudar a resolver esta situación, los principales actores del sector de la aviación local, incluyendo la DGAC, la Junta de Aeronáutica Civil (JAC), la Asociación Chilena de Líneas Aéreas (ACHILA), IATA, LATAM Airlines Group y Nuevo Pudahuel, conformaron una mesa de trabajo, que comenzó a funcionar en marzo y continuará con reuniones durante mayo.

 

Fuente: EMOL.COM
Edición del: 02 de Mayo de 2017