La recuperación de la industria aérea chilena ha sido “más lenta” en relación con las expectativas de los distintos actores del sector. Así lo expuso Carolina Simonetti, gerenta general de la Asociación Chilena de Líneas Aéreas (Achila), que reúne a los principales players del mercado, apuntando al retraso en la eliminación total de las restricciones para viajar a Chile como uno de los factores que han enfriado la perspectiva de alcanzar los números prepandemia respecto al flujo internacional en el corto plazo.

De esta manera, la asociación estimó que en 2023 se alcanzaría cerca de 9,3 millones de pasajeros de vuelos internacionales. Si bien esta cifra estaría un 32,5% por sobre el 2022, en comparación con los niveles de 2019 seguiría un 16,3% por debajo, según las proyecciones de Achila.

La eliminación tardía de las restricciones sanitarias, como los test de PCR aleatorios en el aeropuerto, fue un desincentivo para los turistas extranjeros a visitar Chile y ha contribuido a la lenta recuperación. Achila cree que la recuperación completa podría extenderse hasta el cierre de 2024, con un crecimiento estimado del 3% por trimestre. 

Además, las condiciones económicas globales débiles también han afectado la demanda de viajes de ocio y negocios, lo que tiene un impacto no solo en las aerolíneas, sino también en la economía del país.

En cuanto a las rutas internacionales, América Latina y el Caribe representan el 75% de los pasajeros que llegan o salen de Chile en 2023, seguidos por Estados Unidos y Canadá con un 11,7% y Europa con un 9,3%. 

Por otro lado, el mercado doméstico muestra signos de recuperación, superando los niveles prepandemia.

Revisa aquí la nota completa de El Mercurio.